COMENTARISTAS

lunes, 23 de abril de 2018

Al pie de la montaña - Romina Naranjo


Sinopsis
En el año 1922, con la Ley Seca imperando en todo el territorio de Virginia, Bree Caser abandona su vida en Kentucky para seguir los pasos que la llevarán al infierno más aterrador. La bestia que dormía en las profundidades del hombre en quien confió ha despertado al llegar a las montañas. Huir es la única solución posible. Escapar de las garras salvajes de un maltratador para caer bajo el embrujo de los Apalaches. A pesar del frío que le corta la piel, el dolor y el miedo, nada puede ser peor que lo que deja atrás. Pero, ¿tendrá el destino un plan mejor para una mujer cuya vida parece marcada por la tragedia? Cuando Harry Murphy, un granjero de Morgantown, la encuentra al borde de la muerte junto al río, entre los dos se forja un vínculo de protección y admiración mutua. Muchos son los peligros que habrá de enfrentar la pareja, que irá abriendo sus corazones a la pasión mientras se enredan en una maraña de mentiras destinada a consumirlos. El amor los azotará como el viento invernal, pero tan pronto empiezan a sentirse seguros, la muerte volverá a acecharles escondida tras las sombras, al pie de la montaña.
____________________________________________

Desde que vi este libro con esa portada tan bonita quise leerlo. Además, la ambientación también me llamaba mucho la atención por aquello de ser del oeste porque todavía no me había estrenado en este género.

Este libro está ambientado en los años veinte en plena ley seca en Virginia y lo viviremos bajo tormentas y nevadas al pie de los Apalaches. Es un libro largo de más de cuatrocientas páginas y con letra pequeña.

Lo empecé con muchas ganas porque realmente pintaba muy bien y la historia no desmerece en absoluto, pero tengo que confesar que no era lo que me esperaba y que hay cosas que no me han terminado de cuadrar.


Al pie de la montaña me ha resultado una historia demasiado introspectiva a la que le ha faltado un poco de salseo para mi gusto. Y es demasiado lenta.

Otra cosa que tampoco me ha terminado de convencer es que se centre casi más en Boyle (el hermano de Harry), sus celos y envidias que en los protagonistas propiamente dichos.

Pero sí es cierto que, con la forma de narrar de la autora, Romina Naranjo, podemos meternos in situ y vivir la historia más que leerla. Podemos llegar a conocer a los personajes y poder pasear por los escenarios por los que transcurre la historia.

Tiene unos personajes bien definidos en una historia perfectamente acotada en una época y que es más conocida en los ámbitos de las grandes ciudades americanas.

Me ha resultado fácil poder leer como era la vida en esa época en una granja del ‘lejano oeste’ y ver cómo se va desarrollando poco a poco la historia de amor entre Harry y Bree.

Harry es un personaje al que conocemos callado, serio y cerrado en sí mismo. Pero con el avance de las páginas lo vamos viendo enamorarse de Bree y como, poco a poco, va cambiando.

A Bree la conocemos como una mujer maltratada que ha pasado por mucho y a la que han minado la moral y la autoestima. Según van pasando los capítulos se ve la evolución del personaje y como va creciendo y sintiéndose más segura conforme le van dando seguridad en sí misma.

Aunque hay cosas que no me ha terminado de convencer del todo –como ya os he comentado-, es una historia muy bonita y tierna en la que iremos viendo el desarrollo de los personajes. Y todo ello escrito en tercera persona y en pasado en el que se va centrando en los personajes que pueblan esta historia para que podamos llegar a conocerlos bien a todos ellos, tanto buenos como malos.

Al pie de la montaña ha sido una historia dulce en unas partes, dura en otras y muy bien narrada y contada pero que también tiene cosas que no me terminan de convencer.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 20 de abril de 2018

Besos de libro #191 Los chicos del calendario 4 (IV)



Tercer y último intento.
La puerta se abre y Salvador aparece con el pelo mojado, una camiseta negra pegada al pecho también por el agua y los pantalones de un pijama.
—Hola, yo…
No consigo terminar la frase, aunque en realidad no tengo ni idea de qué iba a decirle. Salvador me besa mientras tira de mí hacia dentro y cierra de un portazo. Mi espalda está pegada a la pared y del cabello de Salvador caen gotas que casi se evaporan al entrar en contacto con mi piel. Él baja una mano por mi vestido y la detiene al llegar al final de la falda, justo por encima de la rodilla.
—Dime por qué estás aquí —me pregunta entre un beso y otro.
—Yo…
Arruga la tela de la falda y la levanta.
—Dímelo.
Me acaricia el muslo.
—Porque quiero estar contigo.
Interrumpe el beso y me mira a los ojos durante un segundo antes de morderme los labios y besarlos como si fuera a morirse si no lo hace. A mí me pasaría lo mismo. Cuando vuelve a alejarse estoy a punto de tirar de él y volverle a colocar justo donde estaba, pero entonces él me besa el cuello y lleva esos labios que me pertenecen hacia los botones delanteros del vestido. Yo busco su camiseta hasta que una mano de Salvador me aparta y él susurra pegado a mi piel.

 Los chicos del calendario 4Candela Ríos
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

miércoles, 18 de abril de 2018

A contrarreloj - Laura Esparza


Sinopsis
Andrea no puede organizar una boda. Su pequeña agencia de representantes deportivos está a punto de hacerse un hueco entre las grandes, y necesita concentrar todas sus energías en evitar que la competencia se quede con parte de sus clientes. Pero se trata de su mejor amiga... Luc no quiere organizar una boda. Tiene una cartera llena de superestrellas que requieren toda su atención, y hay una nueva rival en el horizonte a la que debe aplastar antes de que se convierta en una amenaza para su negocio. Pero se trata de su hermano pequeño... Una alianza temporal es lo único que puede evitar el desastre. Conseguir la ermita, reservar el restaurante, elegir las flores y comprar el vestido debería ser pan comido para ellos. Sin embargo, los preparativos se convertirán en una carrera contrarreloj para la que solo se acepta una apuesta: ¿quién será el primero en perder el corazón?
______________________________________________________

Ya me pasó con ¡Piratas! y me ha vuelto a pasar con este libro. Los dos han sido libros que me he leído primero en digital y que después he tenido que repetir el papel.

Necesito más libros de esta autora, ¡urgentemente! Porque con las dos historias suyas que he leído me lo he pasado tan bien y me he divertido y emocionado tanto que desde ya me la apunto como autora imprescindible en mis lecturas y en mis estanterías.

En esta ocasión, para la ambientación de la novela de A contrarreloj ha elegido la actualidad y España y más concretamente el norte, en el País Vasco.

¿Qué os puedo decir de este libro que no me haya gustado? Pues nada más allá de lo corto que se me ha hecho porque me ha durado unas veinticuatro horas, así como el que no quiere la cosa. Es de esos libros que lo empiezas para leer un poco antes de irte a dormir y cuando te quieres dar cuenta llevas la mitad y media noche. Y claro, a otro día hay que ir a trabajar.


Escrita en tercera persona y en pasado teniendo como punto de referencia principalmente a Luc y Andrea, pero también tendremos otros personajes en el punto de mira y con los que la historia avanzará dándonos una visión mas global.

En A contrarreloj nos encontramos con Andrea y Luc que se verán metidos en la organización de una boda en menos de tres semanas y en plenas navidades. Lo mejor de todo es que ellos son competencia laboral y de primeras no se llevaran muy bien que digamos, aunque sí que sienten una atracción que intentan olvidar y apartar. Y no lo van a conseguir.

No hay en este libro personaje que no me haya gustado o que me haya caído mal. Quizás con los que menos he simpatizado ha sido con Marc y con Irene, el hermano de Luc y la amiga de Andrea. Pero tampoco me han caído mal, solo que ellos son los que menos me han interesado.

Luego están las abuelas, o las chicas (de oro no que se enfadan). Son un punto en la historia y lo que me he reído con ellas no tiene precio. Son geniales.

Al igual que la hermana de Irene, que siendo una niña de once años maneja a todo el mundo y los lleva por donde a ella le parece. Sobre todo, a Luc que se lo mete en el bolsillo desde el principio.

La historia transcurre en unas tres semanas más o menos y todo de forma precipitada pero dentro de la premura que tienen para organizar la boda y tenerlo todo listo a tiempo, la historia que va surgiendo entre los dos protagonistas se cuece a fuego lento y va viéndose crecer día a día.

Las puyas y las peleas de los protagonistas a lo largo del libro me han gustado en su mayor parte y hacen que el libro se lea con mucha rapidez y que sea muy estimulante, tanto para los protagonistas como para el lector.

A contrarreloj ha sido una lectura que me ha encantado, con la que me lo he pasado genial y que hasta el capítulo final me ha gustado mucho. Si queréis una historia fresca y divertida tenéis que darle una oportunidad a esta. Y Laura, por favor, necesito más libros tuyos.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg